Corre, Forrest, corre

Un día, ya no nos acordamos cuándo, nos pusimos a correr… y hasta ahora. Echad la vista atrás por un momento y saboread los logros alcanzados, los evidentes (espero que no sea la barba desaliñada de Forrest) y los que sólo sabemos nosotros. Después de tres años se volvió a Alabama porque estaba cansado.
Aspiro a llegar a viejo reinventando cada trote y disfrutando cada metro.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.