Rod Dixon, final soñado en la Gran Manzana.

Noviembre de 1983. El neozelandés  Rod Dixon tiene un plan y lo sigue a pesar de que éste le coloca en posiciones traseras.

En un día lluvioso correrá como los grandes, de menos a más.

Hace ya 11 años que había conseguido el bronce en las Olimpiadas de Munich postergando a Steve Prefontaine a la cuarta posición en la distancia de los 5.000 metros.

Al sobrepasar la milla 26 y faltando 385 yardas para la meta, Rod Dixon adelanta a Geoff Smith que acabará 9 segundos por detrás. Este último se tirará literalmente  al suelo cuando cruce  la línea de meta, los calambres le tumban mientras que Rod apenas puede arrodillarse y dar gracias al destino. Abre los brazos intentando abarcar la inmortalidad que ha supuesto  entrar en la historia.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.