Correr en el extranjero: consejos para rendir más.

Es habitual que muchos corredores a la vuelta de una maratón en el extranjero me comenten que han disfrutado de la experiencia pero no hagan mucha mención al resultado. Les queda el consuelo del «pasarlo bien». Si después de gastarnos los dineros en un viaje programado con varios meses de anticipación y conocer un país desconocido ( o conocido pero atrayente por distinto) no lo hemos pasado bien, entonces deberíamos cambiar de deporte.

Visitar un país o ciudad y a la vez correr un Maratón es una experiencia, en si misma, muy gratificante para cualquier corredor. Pero, no nos engañemos, viajamos para hacer una gran carrera, para hacer rendir el entrenamiento con el que acudimos ilusionados a la cita. El viaje debería, por tanto, tener dos finalidades: el deportivo y el turístico. Y en ese orden.

 

Correr en casa ( cada uno en su ciudad) tiene todas las ventajas. Correr en el extranjero no tantas. Porque suelen ser maratones multitudinarios.

Si vamos a Nueva York, París, Boston, Londres, Roma, Berlín, Chicago, Tokyo,….ya sabemos de antemano que lo haremos rodeados de una masa de corredores. Y las grandes aglomeraciones de personas sólo pueden generar incomodidades: largas esperas, trayectos pre y post carrera excesivos, y un largo etcétera.

GlzCebrianATLETISMO-Rock-n-Roll-Madrid-MAPOMA-201327

Enumeraré un listado de cosas que podrían ayudarnos a realizar la carrera soñada incluso en el extranjero:

1. Llegar como mínimo el viernes para reposar el viaje. Si es vuelo transoceánico incluso un día más. El jet lag cansa y mucho. A ser posible reconocer el lugar de la salida antes del domingo para analizar los accesos. Si coinciden salida y meta en el mismo lugar y tenemos el hotel cerca, hacer el trote suave de 20 minutos el sábado para estirar las piernas y de paso calcular la logística del día siguiente.

2. Recogida del dorsal mejor el viernes que el sábado. Las ferias del corredor son agotadoras.

3. Comidas ligeras con alimentos universalmente reconocibles (tipo pasta) y andar poco antes de la carrera (turismo versión mini).
4. Escoger hotel cercano a la meta.
5. Evitar el guardarropía, ir plastificados a la línea de salida ( todo desechable) para combatir el fresco de las primeras horas del amanecer.
6. Tener previsto acudir al baño antes de la salida (nos hemos evitado la cola de la guardarropía). Muchas carreras se truncan por problemas digestivos: cambio de agua, rutinas cambiadas, ingredientes nuevos, etc….Viajar con alguna botella mineral en la maleta. Tomar protector de estómago ( Omeprazol o similar) en el desayuno.
7. Evitar choques y aglomeraciones en los avituallamientos ( ir a las mesas últimas y no a las primeras), ¿Dan botella? ¿Dan vaso? Tener prevista esta contingencia.
8. Calcular la foto al llegar a meta ( a ser posible nadie delante que tape el momento de meta). La foto seguramente la compraremos y será el recuerdo más fácilmente enseñable a nuestros amigos. Poner buena cara en meta pase lo que pase.
9. Al inscribirse indicar la marca a la que aspiramos (no a la que tengamos en ese momento). Si hay que acreditarla, no viajar con la idea idílica de una carrera sin aglomeraciones, las marcas personales se hacen habitualmente en casa durmiendo la noche anterior en nuestro muy conocido colchón.

 

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.