Replantearse, de vez en cuando, por qué corro.

Ayer tuvimos un capazo muy interesante después del entrenamiento mientras estirábamos. Salió el tema de las redes sociales y de cómo los corredores populares entramos en una dinámica de presión excesiva ya desde el momento en el que pertenecemos a un grupo de entrenamiento. Como dice uno de mis atletas, que es ingeniero, una olla a presión puede estallar no por el fuego que la calienta, sino por el vapor que hay en su interior. Mira que sabe el jodío.
La premisa menor es que no nos ganamos la vida con correr. Y por lo tanto lo hacemos por gusto y disfrute. Nunca llegaremos a olímpicos y eso no es óbice para dedicarnos a correr. Pero también es legítimo querer mejorar y superar los propios tiempos. De hecho en ésas estamos. Sabemos que será con dolor, con la angustia del pulso alto y del ritmo elevado. Pero nos compensa pasar momentos de penuria cuando es la gloria subjetiva la que nos espera. La superación del reto personal. Hemos llegado a la conclusión de que » el dolor es inevitable pero el sufrimiento es opcional» y nos puede y debe compensar.
1119081
La premisa mayor es que nuestra relación con el atletismo debe ser como la relación de pareja. Empieza siendo como la de unos novios, predomina la fogosidad y la impaciencia. Hay un primer momento de flechazo, de enamoramiento. Vemos sus grandes bondades: nos hace estar bellos por dentro y por fuera. Eliminamos estrés y grasas a partes iguales, los pensamientos fluyen con paz y relajación. Predomina el disfrutar, son encuentros esporádicos llenos de belleza. Una vez superado el primer momento de apuro, que supone empezar a correr, todo es muy bello: los ritmos aumentan, los registros se baten, cada carrera es una fiesta de superación y logro personal.
Pero, ay amigos, lo que es maravilloso, con el paso del tiempo se puede convertir en rutina, en pensamientos de que no vale la pena esforzarse tanto para tan poco rendimiento e incluso para que el rendimiento decaiga. Nuestra mente no está preparada del todo para el fracaso que supone que para avanzar dos pasos haya que retroceder uno, dos o incluso tres. Llegan las lesiones, llegan los sinsabores de empeorar la marca… llega el momento de aflojar la mente y volver a los básicos: ¿Por qué corro? ¿Para qué? y desembarazarse de la carga pesada del que dirán, de la comparación con otros corredores, de tener que, avergonzados, decir que esta vez no nos hemos superado a nosotros mismos.
Y después de muchos años corriendo me doy cuenta que esto de correr es como cuidar una relación personal. Hay que pasar momentos malos, sin brillo e incluso dolorosos. Pero lo que no falla nunca es este deporte que siempre nos dará más que le damos. Siempre estarán los kilómetros y los relojes para que los recorramos sin presión, por el simple placer de correr, de encontrarnos a nosotros mismos, de tener ese momento feliz del día en el que dejar de pensar y tan solo dejarnos atrapar por el ruido de nuestra respiración y el crepitar del suelo que es acariciado por nuestras zapatillas.
Tenemos suerte, hemos caído en las garras de un novio que siempre estará ahí y que no falla nunca.
Después de las premisas, mayor y menor, llega la conclusión:
Analiza si corres realmente para ti o para la galería. De si predomina la presión frente al disfrute. Todos queremos mejorar, eso es legítimo, pero tenemos que pensar con frecuencia el por qué corremos. Y enderezar el rumbo si fuera necesario.
El reto está ahí: hacer lo posible y lo imposible para que este matrimonio sea para toda la vida.
Para mi correr sigue siendo la compañera fiel que nunca falla. Esa amante fogosa que me proporciona momentos irrepetibles de placer. Esa esposa que me ve cometer excesos pero que siempre me los perdona. Esa madre que me recoge cuando no sé a dónde ir desorientado. Ese amigo que escucha mis desatinos sin la acritud debida por mi mal comportamiento.
No me pide nada y me lo da todo. Me escucha siempre que la necesito. Me está esperando como el padre del famoso hijo pródigo que nunca imaginó los agasajos y las celebraciones por su vuelta.

 

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.