El sueño de una noche de verano

Han pasado ya tres años desde que empecé con este blog y parece que fue ayer. Lo hice porque me quemaba el deseo de comunicar los textos que iba almacenando a través de los años. Ahora, de vez en cuando, el desánimo, el cansancio y la falta de ideas me amenazan. Pero me debo a este proyecto, a una manera de entender la vida que me merece mucho la pena. Necesito seguir pensando en asuntos y puntos de vista interesantes para el mayor número de corredores populares y es a diario, en mis entrenamientos, donde divago y pienso en todo y en nada.

El origen lejano de este blog se fraguó por el año 2010 cuando adopté la costumbre diaria de echarme a la cama después de dos copas de vino que me servían para coger el punto y escribir después de cenar. Tenía la necesidad de explicar con las mejores palabras mis sentimientos, ya se sabe, la sinceridad del borracho. Al día siguiente leía lo escrito y habitualmente llegaba a la conclusión de que realmente reflejaba fielmente lo que había querido decir la noche anterior. Muchas horas de escritura frente al ordenador (me daban las tantas), muchas copas de vino para meterme en el centro neurálgico de mi mente cuando corría. La intención premeditadamente buscada era la de no aburrir a quien pudiera leerme (habitualmente mis atletas) con datos y cuestiones técnicas que, cuando las leía en otros corredores, me generaban rechazo y hastío. Quería emocionar, hacer vibrar y entusiasmar con cuestiones comunes a todos los seres humanos aunque no fueran corredores.

Por el día escribía con mi cuerpo, en cada entreno y zancada, con una escritura corpórea que siempre ha sido como una pintura sin lienzo. Por la noche intentaba plasmar con palabras y transmitir lo que había sentido cuando corría. Siempre tuve claro que en la carrera se depositaban muchas emociones e incluso se potenciaban. Sólo hacía falta un cuerpo en movimiento y una mente libre y sin prejuicios.

Prefontaine 1

Prefontaine, inspiración y leyenda del atletismo.

 

Correr como narcótico. Escribir como una manera de expresar mi interior. A lo Murakami pero en versión amateur y menos exquisita. Cuando corro se me diluyen los contornos de lo real y lo irreal, entro en la dimensión de las emociones y es entonces cuando me emborracho de kilómetros para sentir lo que soy. Quizá aquel que pude ser y no fui, o mejor aún, me maravillo por haber llegado a ser lo que nunca soñé que hubiera podido ser. Se produce una completa coincidencia entre lo que hago y lo que soy.

Es complicado mantener el ritmo, en el deporte y también en la vida. Los resortes que necesitamos para salir de la abulia pueden ser muy variados pero a mi siempre me funcionó correr. No volveré a caer en la bebida, no toca eso ahora. Es el momento de seguir creciendo, de seguir pensando que lo mejor está por llegar, que somos una vela con un futuro lleno de vientos.

13 comentarios en “El sueño de una noche de verano

  1. ¡¡Felicidades por estos tres años!! Yo descubrí tu blog más tarde, y me enganchó. Me gustan tus consejos y, sobre todo, tu forma de contarlo. Ya sabemos lo que dice Murakami de que correr y escribir se parecen. ¡A seguir corriendo y escribiendo! Un abrazo

  2. ¡Pues qué bien que te dio por compartir tus ideas! Una servidora se decidió a entrenar gracias a este descubrimiento… y es de las mejores cosas que ha hecho. Despacio pero con ilusión.
    Te animo muy mucho a continuar con ello.
    ¡Un fuerte abrazo y felicidades Juan!

  3. ¡Pues qué bien que decidiste compartir tus ideas!
    Una servidora comenzó a entrenar motivada por tu entusiasmo, y es de las mejores cosas que ha hecho… Despacio pero con ilusión.
    Te animo muy mucho a continuar, ¡a por el cuarto aniversario!
    Un fuerte abrazo.

  4. Gracias a tu blog, pero sobre todo a tu entusiasmo volví a correr después de 16 años sin hacerlo; y aunque las lesiones no me respetaron (siguen sin hacerlo: solo van rotando por las diversas partes de mi anatomía), tus consejos son siempre positivos y motivadores.
    Aunque a veces me moleste reconocer que tienes razón (yo era/soy anti-gimnasio), debo decirte que intento seguir tus indicaciones y espero volver algún día (aunque de momento el gimnasio se queda con el 70% de mi tiempo y salir a correr con el resto).
    Un abrazo, Juan.

  5. Juan yo apenas en 2016 llegué a este sitio buscando respuestas a tantas cosas sobre la carrera, me gusta leerte y me inspiró ver tu último maratón de cumpleaños. Este año cumplí 40 y lo celebré corriendo el maratón de México en 4:10 algo que jamás pensé, como bien dices, la me mejor manera de envejecer con dignidad.

    Omar Solis
    México

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .