Movimiento correcto de los brazos al correr

Los brazos tienen una importancia capital en el gesto de correr. Equilibran e impulsan hacia delante. Los brazos también corren. Mis atletas lo saben de buena tinta. Tengo obsesión con los brazos. Y eso que correr va de mover las piernas o eso dicen…

Con los años y el paso de los kilómetros he llegado a la conclusión de que la armonía de todo nuestro cuerpo es esencial para avanzar más fácilmente. Correr, en definitiva, consiste en ir quitando palos a nuestras ruedas.

En este vídeo se explican algunos tips para conseguir un uso más adecuado de los brazos:

Errores más comunes en los movimientos de los brazos:
Hombros tensos: Si darse cuenta muchos corredores, tensionan sus hombros y los suben demasiado. Al correr debes intentar hacerlo de la manera mas eficiente, por ello evitaremos todas aquellas conductas que tiendan a la rigidez o tensión.  Corre de manera tal que tus hombros vayan relajados y acompañen el movimiento de tus brazos  mientras lo haces.
Si al terminar un entrenamiento, sientes tus hombros muy cansados, seguramente se deba a la innecesaria tensión que has producido en ellos durante todo el entrenamiento. Relajación y compactación a partes iguales. Firmeza y soltura. Paradojas que tiene el correr bonito.
Codos rígidos:  Tensionar el codo, produce la tensión de los bíceps y músculos del antebrazo, generando un mayor gasto energético. Al igual que los hombros, corre con los codos relajados  y sin realizar una fuerza innecesaria.
Manos cerradas ejerciendo presión: Mantén tus manos sueltas, no cierres los puños ni pongas los dedos rígidos.  Algunos entrenadores entregan a sus corredores un huevo hervido (sin cascara) o una patata hervida durante el entrenamiento. Si al correr están dañados, será porqué has hecho presión con las manos.
Pulgares hacia los costados: Al correr las muñecas deben quedar de manera tal que tu dedo pulgar apunte hacia arriba.  Las muñecas relajadas pero no tanto que se muevan de arriba a abajo sin control.
Codos abiertos:  Al correr, tus brazos debe ir junto a ti, cerca de tu cuerpo y no abiertos como dando codazos a los contrincantes. De esta manera, ahorrarás energía innecesaria y obtendrás mayor estabilidad. Ni los brazos abiertos como si fuéramos aviones, ni recogidos como si fuéramos a protegernos de un crochet de boxeo.
Movimientos exagerados: Mientras corres el movimiento de tus brazos debe sentirse cómodo y no realizar movimientos bruscos ni exagerados. Al subir los brazos, hazlo hasta la altura de tus pectorales y al descender imagina que tu mano roza tu cintura. Excederte en estos movimientos te significará un desgaste innecesario de energía.

Los brazos son importantes colaboradores, tienen un efecto directo en nuestra técnica de carrera y en la eficiencia que tenemos al correr.

Aunque muchos no se percaten de ello, cuando corremos los brazos nos ayudan a impulsarnos hacia adelante y es por eso que el movimiento adecuado de nuestros brazos nos ayuda a ganar velocidad (correr mas rápido), mantener el equilibrio y gastar menos energía.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s