Always the sun

Tú, sol, serás siempre el hilo argumental que dará brillo a mis repetitivos trotes. Prefiero correr en las horas centrales del día. Te necesito.

Se van alargando los días en primavera, llegará pronto el verano y correr tendrá para mi la renovada dimensión de la plenitud atlética. Las canciones que se refieren a ti y oigo en estas fechas cobran un significado especial. Me transporto a lo más privado y profundo de mi ser, a lo atávico. La luz y el calor con los que me crié y que cada verano revivo. Una de ellas es la del grupo Stranglers titulada «Always the sun».

Suenan sus melódicos acordes y me van visitando, uno detrás de otro, los fogonazos de esos momentos en los que fuiste testigo mudo de mis excesivos kilómetros. Soledad voluntaria a tu lado. Te necesito, me das la energía que almaceno para sobrellevar el próximo invierno de frío y oscuridad. Recojo día a día tus rayos como abeja que hace acopio del polen que posteriormente producirá miel. Así de dulces me parecen los trotes soleados en los meses en los que la radiación cae a plomo, en perpendicular, sobre mis hombros.

Cuando la temperatura ambiente supera al calor corporal. Cuando no hay refresco posible y la sombra es un lujo y una rareza que hay que saber dosificar. Cuando queman los pensamientos y es más inteligente no pensar.

Mi temperamento es muy sanguíneo, supongo que los instintos están muy presentes en mi vida. La sensación de la piel húmeda por el sudor que vas calentando hasta que noto el picor amplificado por tus rayos infames y que suponen el culmen de un excelente día de entrenamiento. Imposible librarme de ti cuando me golpeas con rotundidad. Así eres. Correr para delirar, siempre a tu lado dulce amor. Correr para abandonarlo todo. Correr para atravesar desintegrando mil vidas grises.

Aprovecho la mínima oportunidad para quitarme la camiseta en los aledaños de la ciudad, en zonas no tan urbanas. Deliciosa me parece la sensación de libertad y la ausencia de intermediarios cuando estoy a solas con la naturaleza. El aumento de centímetros cuadrados de piel expuesta al sol me es directamente proporcional al gozo de correr. Mis 30 grados a la sombra, mi bochorno buscado y querido. El agua más fresca y sabrosa que puedas beber en todo el año. Búscala.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.