Juanete

Os transcribo el reciente email de uno de mis atletas. Él lo titulaba así y por este motivo, al recibirlo, me reservé un momento tranquilo del día para leerlo con toda la atención posible. Él está preparando la maratón de Valencia del próximo  2 de Diciembre.

“Juanete. Te he adjuntado el anterior email a propósito, las reflexiones que te comparto ahora son la continuación de lo que estaba padeciendo cuando te escribí el otro. Habitualmente te escribo para contarte penurias, para compartirte mis miedos; me sirve mucho escribírtelo porque me entiendes. Comprendo que no es grato para ti que descargue mi miedo, mi inseguridad…pero me gusta hacerlo.
 
Hoy me he sentido pleno corriendo, lleno de ilusión. He recuperado el flow, las sensaciones y la fluidez: recupero bien, asimilo con corrección y sobre todo llego con ilusión al comienzo del entrenamiento. Cada zancada salía sola, sin esfuerzo, los pies rebotaban en el suelo, creo que podría haber estado eternamente allí. Iba rápido y cansado, pero había mucha fuerza, uno de esos días en los que tienes la certeza de que si aprietas saldrás disparado, irremediablemente. He perdido todas las sensaciones de obligación que me acompañaban desde hace un tiempo. 
 
Lo que realmente me ha hecho ser consciente de esto, es cuando estaba terminando los 20’ progresivos y me comía el ritmo, me he dado cuenta de que no había dolor, ni en el piramidal, ni en la rodilla. La leche, francamente.
 
Lo primero, ha sido disfrutar de las sensaciones, del poder, de la fuerza, de creerte poderoso, de hacer lo que te gusta… Sé que conoces esa sensación, estás en la puta cresta de la ola dominándola. Estás fluyendo, eres dueño de ese momento, eres el que manda.
 
Lo segundo, pensar el porqué he vuelto a la ola cuando la última me arrastró a la orilla y me dejó magullado. Creo que hay varias cosas, algunos elementos simples, aunque críticos. Hay mucha determinación, querer volver, desde el primer momento. He peleado porque quería volver a disfrutar de empezar a construir el maratón, de ver afilarse mi cuerpo, de que aparezcan las marcas del zigomático en mi rostro, de sumar kilómetros… DE PLENITUD. Hay mucha calma, me he repetido muchas veces el sabio consejo de un hombre sabio,“Tienes que llegar bien en el momento de la carrera, no antes”. He frenado, voy muy suavecito, no necesito demostrar en cada entreno. PRUDENCIA Y HUMILDAD, paladita a paladita. Hay foco, el maratón demanda cariño y dedicación, que estés a lo que tienes que estar; es un amante celoso… DETERMINACIÓN.
 
Estoy en el camino correcto, para el éxito. Y a diferencia de la otra vez, he comprendido que el éxito es ser fiel a ti mismo y entregarte, estoy disfrutando el camino y eso me facilitará encontrar la meta (sea en el tiempo previsto, o en otro). Muchas veces he escuchado la frase que se atribuye a Steve Jobs “Lo importante es el camino”, ahora la he comprendido. 
 
Disfrutaré del camino :-), y me encantará que me acompañes el próximo 2 de Diciembre.
 
Gracias Sensei.”
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.