Talk minus action equals zero

El otro día descubrí -formulado en inglés, que mola más- el muy consabido refrán de “Obras son amores y no buenas razones”.

La palabrería (talk) si no lleva aparejado un movimiento hacia delante equivale a cero. Quizá por eso vemos con desconfianza a los políticos en campaña electoral: verdaderos magos en la ocurrencia verbal, ágiles tergiversadores de estadísticas y eficaces voceros de soflamas populistas. Unos artistas de la palabra y del adorno lingüístico.

Trabajé durante más de 10 años en una tienda especializada de material deportivo y recuerdo como si fuera ayer las reiteradas conversaciones con clientes -corredores como yo- que me preguntaban con curiosidad, con descaro y cariño por mis planes deportivos y mis estados de forma ¡Qué pereza me producía tener que hablar de proyectos y de objetivos cuando todavía estaban por hacer! Me suponían una presión añadida que detestaba y optaba por desviar la conversación hacia otros terrenos aunque rara vez sucedía.

“Por sus obras los conoceréis” sería otra de las frases que viene al pelo para exponer la inoperancia de una palabra si es hueca. Los corredores que hacen poco ruido, que van mejorando a base de constancia escondida, del cuidado de lo pequeño y de la sensatez más aplastante, son mi debilidad. Tengo unos cuantos de esta especie de atletas y admiro su avance con pasmosa delectación. Me considero un espectador privilegiado que observa su perseverante implicación.

Me maravilla la facilidad con la que progresan y cómo no necesitan de mis largos circunloquios sobre entrenamiento. Observan los detalles y escuchan con atención plena. Entienden plenamente el sentido de su preparación. Detectan sus defectos y toman buena nota de sus carencias. Son los agentes-gestores principales de su propia empresa deportiva y rara vez dan un paso en falso. Reconocen sus limitaciones y son realistas pero -a la vez- son audaces porque confían en sus posibilidades que las consideran amplias y confían plenamente en el entrenador. Son dóciles a las pequeñas indicaciones y a las sugerencias. Son pacientes y realistas. Son un ejemplo y una referencia para sus compañeros de entrenamiento. Son un faro en la espesura de dudas que generan los ritmos para cada una de las distancias en entrenamientos y en competición.

Cuánta saliva se gasta sin necesidad. Cuánto chisme sin fundamento. Ponte a trabajar y vendrán los resultados. No conozco a nadie que después de currárselo no haya recogido abundante la cosecha. No conozco a nadie que no haya tenido la paciencia para intentarlo de nuevo si a la primeras de cambio no lo obtenía. Insistir, persistir, resistir y nunca desistir.

Haz, haz y haz. Y luego me lo cuentas.

Un comentario en “Talk minus action equals zero

  1. Y divertirse ,Juan tan importante como todo lo anterior es disfrutarlo y divertirse y compartirlo,hay que disfrutar del camino y de lis kilómetros por recorrer (qué no son pocos al final del año)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.