Compararse con los demás. ¿A cuento de qué?

En un deporte en el que las cifras lo son todo, hay un defecto que nos cuesta quitar. Se impone la medición de kilómetros, centímetros, de minutos y segundos; La cuestión espacio-temporal tiene mucho protagonismo a la hora de repartir las medallas olímpicas y los lugares de honor en las carreras.

El asunto del mérito puede quedar difuminado. Vivimos en una sociedad en la que prima lo tangible y lo cuantitativo. Nos importa, aunque nos pese, más la meta que el camino que hemos recorrido para alcanzarla.

Hay personas dotadas de una genética propicia para correr y con una capacidad innata ¿En éstas el mérito puede ser menor, por una condición que fue más generosa con ellas? Otras personas sin tener especiales cualidades, tras muchos años de cultivar con tesón los pocos talentos recibidos, consiguen llegar a cotas deportivas inimaginables en un primer momento.

ben_jhonson

Las marcas y los ritmos son cuestión objetiva. El afán por medir el progreso físico nos acompañará siempre. Me gustó el atletismo desde niño porque los segundos y los metros eran idénticos en cualquier parte del mundo y el ser humano partía en igualdad de oportunidades frente a las distintas distancias en cualquier continente.

Hace once años que oí una frase, y me hizo pensar: ” Las marcas y los puestos son subjetivos, lo verdaderamente objetivo -y en lo que hay que fijarse- es en el esfuerzo y la intención”.

Nunca nos olvidemos del camino, de lo que costó salir a entrenar a pesar del mal tiempo que tuviste esa semana, de tener un familiar con cáncer, de estar en paro o con un sonoro disgusto sentimental por poner algún ejemplo. Pensemos en las lesiones que hemos padecido y que han probado nuestra resistencia anímica y nuestra pasión por correr.

Seguir en la brecha después de tantos contratiempos es lo que demuestra nuestro amor por este deporte, la perseverancia ha hecho que la repetición de actos desemboque en una acrisolada virtud.

En determinados momentos de la vida, el correr es una liberación de los problemas que nos acogotan o por el contrario es un añadido de sufrimiento difícil de compaginar. La vida adulta tiene muchos contratiempos y problemas de todo tipo.

Cada persona se enfrenta a su peculiar historia personal de superación y entereza incluso más allá del deporte. Cada cual sabe el esfuerzo (mérito) que ha tenido que hacer para que su cuerpo (capacidad) vaya lo más deprisa que pueda. Es muy tonto compararse con el vecino y aun peor chulearse por llegar antes a meta.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .