Ctrl + Alt + Supr

La secuencia de teclas CTRL+ALT+SUPR tiene la función especifica de dar una solución simple a los problemas informáticos. Es simple, se cierra la ventana, se ignora el error y se mira para otro lado.

Los corredores enlazamos una carrera detrás de otra, pasamos las temporadas arrastrando fatiga -sobre todo mental- de competiciones amontonadas en el calendario. Tenemos estímulos cada domingo y convivimos con la corriente, que está en alza y más después del confinamiento+restricciones, de participar en carreras. Lo que viene a ser un NO PARAR.

Los dorsales de las carreras están muchas veces limitados. Quedarse fuera de la fiesta es algo que no estamos dispuestos a aceptar. Se genera el efecto dominó alimentado por el postureo y el «…y yo más«.

Hay que tener la pausa y el conocimiento suficientes para saber salirse de la vorágine a tiempo, seleccionar los ciclos y no intentar abarcar más que lo que el sentido común nos dicte.

Todos los días debiéramos disponer de un sueño reparador de 8 horas, todas las semanas de un día de descanso tras la semana de rutinario trabajo, de un mes de vacaciones al año para parar. Pero aun así, hay veces que necesitamos un descanso mayor……

Síntomas de necesitar reseteo:

1. Sensación de pesadez en las piernas, incluso cuando recibimos masajes.

2. Ausencia de ganas de entrenar. Irritabilidad ante los esfuerzos físicos. Estar siempre cansado.

3. Tedio y sopor al pensar en la competición y lo que conlleva: viaje, penurias, incomodidades en general.

Cuando corremos tenemos que ser luz. Como un hobbit nos adentraremos -si no hay suficiente descanso- en territorio Mordor y las energías se irán acabando.

ET-Gollum-in-The-Hobbit 3

Se da el caso de personas que entrenan muy bien y compiten muy mal. Entre semana son los primeros en todo. Sus caras transmiten una intensidad digna de pasar a los anales del atletismo. Los tiempos, estratosféricos, denotan un estado de forma óptimo. La confianza en si mismos son un hecho evidente para todos. No entrenan, compiten de lunes a sábado.

Pero llega el domingo, y lo que parecía seguridad se convierte en dudas e incluso miedos. Las pocas fuerzas se han quedado hace tiempo atrás. Busca explicaciones y no las encuentra. Se engaña a si mismo y lo atribuye a factores que afectan a todos. Es un corredor medroso y pusilánime. No sabe resetear, no quiere hacerlo.

Las temporadas son -al igual que pasa para con las frutas- de obligado cumplimiento. Los excesos se pagan, más pronto que tarde, y se pagan en forma de apatía y falta de chispa. Tú verás.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.