El autosabotaje

¿Experimentas demasiados cambios (físicos, de humor, de ánimo,…) que comprometen el trabajo sereno y tranquilo de los meses previos cuando se acerca la competición?

¿Te suena? Si es así es que entrenas mejor que compites. Si no eres capaz de revertir la situación, tu manera de ser jugará siempre en tu contra.

descarga

¿Por qué a unos nos afecta más que a otros? ¿Por qué nos presionamos tanto? ¿Por qué no gestionamos bien esos momentos? Incluso sabiendo que somos populares y no nos jugamos nada.

Sabemos que:

  • Una buena preparación no garantiza el éxito.
  • Las dudas siempre nos acompañarán en cada entrenamiento. Si no salen unas buenas series nos venimos abajo, si rodamos mal nos desanimamos, si no podemos entrenar el día que nos toca nos desmoralizamos y si ya no podemos entrenar dos días, directamente nos creemos hundidos en la miseria cuando en realidad todos esos obstáculos forman parte de la preparación.
  • Y qué decir de elementos totalmente externos tales como el clima adverso: viento fuerte, calor, lluvia intensa, etc que evidentemente no podemos dominar ni predecir. O los problemas de la vida (familiar o profesional) que hacen tanta mella.

A pesar de eso, debemos reconducir la presión-ansiedad y pensar en lo que hemos recorrido.

Recuerda que lo más importante es que cuando por fin llegue el gran día, el día que hemos preparado durante tanto tiempo, y nos pongamos codo con codo junto a otros cientos de corredores estemos convencidos de que no solamente hemos hecho todo lo que estaba en nuestra mano para llegar en las mejores condiciones a la línea de salida sino que vamos a darlo todo para alcanzar nuestro sueño.

A muchos corredores les recomiendo que se presenten a carreras sin previo aviso. Me explico. Que si se enteran de una carrera un jueves y es posible apuntarse, no lo duden, será la manera de no dar tiempo a que se operen en nuestro cuerpo y nuestra mente los procesos malignos que ocasionan nuestro habitual fracaso en las carreras.

Una vez empezada la carrera, la manera más evidente de hacernos sabotaje sería la de no ir al ritmo adecuado o correr a tirones. Habría que buscar rápidamente el pulso estable, la respiración acompasada… lo que sería el ritmo crucero, cuanto antes mejor. Muchas carreras se echan por tierra por una inadecuada salida.

Y cuidar los detalles. Haciéndolo estamos poniéndonos en acción y dejando de pensar de manera negativa. A través de los actos correctos y gracias a ellos, nuestra mente tiende a descansar. Qué bueno es entregarse a las rutinas precompetición para no pensar y dejarnos llevar.

  1. Alimentación los días anteriores. No tener atracones por la ansiedad.
  2. Ropa adecuada: calcetines testados, zapatillas, nunca demasiado abrigado.
  3. Hidratación, avituallamiento o geles en su caso.
  4. Estudiar el recorrido sobre todo en su parte final. Puntos de referencia.
  5. Calentamiento adecuado a la distancia y a la intensidad. Estiramientos dinámicos.
  6. Estrategia de carrera: Auto habla positiva, pequeñas metas, divide y vencerás. visualizar la meta.
  7. Encontrar un grupo adecuado lo antes posible. No hacer la batalla en solitario sin necesidad. «Utilizar» las circunstancias de carrera y saber leerlas, para aprovecharse de ellas.

Es indudable que además de saber entrenar hay que saber competir. Y a base de experiencias, buenas y malas, iremos cogiendo el pulso al imperdible: al dorsal. Te sentirás como el invitado VIP de una fiesta, en la que gana no el que más bebe sino el que más se divierte.

Anuncio publicitario

5 comentarios en “El autosabotaje

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.