Correr es la excusa

El pasado 27 de noviembre era un zombi transitando por el kilómetro 33 de la maratón de San Sebastián. Pensaba (cuantas veces lo he hecho) que no había necesidad de tanta penuria, sabiendo que en cuanto cruzase la meta estaría empeñado de nuevo en otra fecha en el calendario; Mi querido deporte de las enésimas…

Enamórate de Correr

El roce hace el cariño, y toda una vida rozando por los caminos han hecho que mi relación con lo que llamamos correr (que manera tan simplista de decir tantas cosas) sea muy parecido al que experimentan dos enamorados. Ahora, a mis casi 52 años, echo la vista atrás y puedo identificar cada una de…

Cómo estirar mi vida deportiva

Una cosa es saberlo y otra bien distinta digerirlo. Los que llevamos un buen rato en esto de correr, hemos experimentado, ya desde hace años, que el rendimiento deportivo a un alto nivel es un regalo. Nuestras mejores prestaciones ya pasaron. Reviso las anotaciones hechas en libreta (entonces sólo existía el papel y el bolígrafo)…

Adorables kilómetros

Me presento a mi enésima Maratón. Y ya no son un examen. Todas son premio y mi gran alegato. Todas son mi cumpleaños y mis cumpleaños los cuento por maratones. Pura fiesta. Las ha habido de todos los colores. Desde el púrpura, por ser gloriosas, pasando por el color amoratado cuando deja un poso amargo…

«Correr el maratón»

En marzo de 2006 llegó a mis manos una revista llamada «Nuestro Tiempo». En ella, mi amigo de la adolescencia Toni Cózar, relata primorosamente su experiencia en el Maratón de Roma del año anterior.  Hace unos días le pedí permiso para transcribir su relato que él mismo titula «Correr el maratón».  «Roma y Lido-Ostia. Marzo…

La bicicleta de Lucía

¡Taxi!…¡Taxi!,… grité mientras enseñaba la mano como si fuera a parar el tráfico. Se me había hecho tarde y reunía más prisa que peatones tenía la acera y que me impedían el paso justo al salir del hotel. Salir a la calle fue como sacar la cabeza después de una inmersión y ser azotada de…

Siempre hay luz al final del túnel

El muro

El dolor de piernas se ha vuelto insoportable, pero mi vanidad conseguirá -estoy convencido- que parar sea una deshonrosa solución a mis patentes problemas. Me he puesto en berlina voluntariamente y ya solo me queda rezar para que pase rápido. Hace calor. Ese kilómetro me estaba esperando. Sabía perfectamente que sería mi dueño y yo…