Cuando se ponga feo…

Si lo tuyo es CORRER, no te podrás escapar. Al final te tocará la de cal y tendrás que saborear la penuria de lo que no sale según lo planeado. Esa agonía no buscada se convertirá en la incómoda amiga a la que intentabas dar esquinazo pero que, a poco que te has descuidado, fue…

El valor de la repetición

Hoy día valoramos más la novedad y lo diverso en cualquiera de nuestras actividades humanas antes que el componente de estabilidad y rutina de lo cotidiano. Parece que todo lo que sea aburrido es un desvalor absoluto. ¡Con lo productivo que resulta no hacer nada para que se dé la creatividad y el crecimiento personal…

Ser crápula y atleta, ¿Compatible?

Hace justo un mes que corrí la Maratón de Zaragoza. La temporada ha sido larga y provechosa. Corría el peligro de estirarla como un chicle hasta que se rompiera. Cinco maratones en un año son ya demasiadas y creo que la decisión que tomé de parar ha sido la más inteligente opción para no meterme…

La belleza

El pasado fin de semana lo he empleado en asistir a unos ejercicios espirituales. Después de la Maratón de Zaragoza me iba de perlas estar tres días sin correr. Os lo aseguro, necesitaba un parón en mi vida. Entrar en boxes, ajustar las piezas, engrasar la maquinaria y coger de nuevo carrerilla. Antoine de Saint-Exupèry en…

Aquellos maravillosos años…

El 21 de febrero tocaban series combinadas de 2.000 y 1.000 metros. Conversábamos los tres sin tapujos, Mariano, yo y los nervios previos a los inminentes minutos de penuria. Como los ajusticiados antes del golpe de gracia, así nos tratamos los martes en esos momentos tensos en los que todo suena a verdad. Hablábamos sobre el volumen de…

¿Vivimos desenfocados?

Llevo días dándole vueltas a una idea: “La dispersión no es una buena compañera de viaje”. Vivir focalizados en un objetivo que a su vez se bifurque en otros es una buena manera de gastar el tiempo, de vivir. La vida tiene que tener un propósito, si no ¿De dónde arrancaremos el entusiasmo al levantarnos?…

El coaching deportivo

“Si puedes emplear este inexorable minuto recorriendo una distancia que valga los sesenta segundos, tuya es la Tierra y todo lo que hay en ella, y lo que es más, serás un hombre, hijo mío”. Rudyard Kipling. Si llegases a pensar como Kipling sabría que mi tarea como entrenador estaría completada. Olvídate de qué distancia…