La belleza

El pasado fin de semana lo he empleado en asistir a unos ejercicios espirituales. Después de la Maratón de Zaragoza me iba de perlas estar tres días sin correr. Os lo aseguro, necesitaba un parón en mi vida. Entrar en boxes, ajustar las piezas, engrasar la maquinaria y coger de nuevo carrerilla. Antoine de Saint-Exupèry en…

Maratón de Zaragoza, 2 abril 2017

Cuatro días antes de la maratón expuse públicamente mis pensamientos y sensaciones a través del facebook. Pudo parecer que me ponía la venda antes de que se produjera la herida y que además exponía pública e innecesariamente unas interioridades que  me debilitaban. A mis años y una vez que analicé el “para qué” lo escribía…

¿Para qué corro?

Hace años intenté responder a la pregunta del por qué corría. La formulaba en los orígenes de mi andadura como blogger y corredor con autoconciencia expansiva. Hoy me detendré en otra pregunta que, pareciendo la misma, no lo es. Manifiesta un utilitarismo que en una primera instancia me sonaría obsceno e impropio pero que es…

Se trata de quitar la emoción…

Normalmente las entradas de este blog, que os doy a conocer puntualmente miércoles tras miércoles, surgen tras un proceso más o menos previsible, más o menos rutinario, y que lleva tiempo. Aparece una idea, un chispazo, normalmente en mitad de un trote o de unas series intensas. Llego a casa y plasmo rápidamente las frases…

Aquellos maravillosos años…

El 21 de febrero tocaban series combinadas de 2.000 y 1.000 metros. Conversábamos los tres sin tapujos, Mariano, yo y los nervios previos a los inminentes minutos de penuria. Como los ajusticiados antes del golpe de gracia, así nos tratamos los martes en esos momentos tensos en los que todo suena a verdad. Hablábamos sobre el volumen de…

Correr,…del dolor al abrazo.

¿Cuánto hace que empezaste a correr? ¿Recuerdas los motivos? Quizá un impulso irrefrenable, una apuesta con un amigo, una casualidad favorecida por este bendito boom del correr, una huida (hacia delante) por algo o por alguien, la curación de una insoportable herida del corazón, la desazón generada por la incapacidad de hacer algo de lo…

¿Vivimos desenfocados?

Llevo días dándole vueltas a una idea: “La dispersión no es una buena compañera de viaje”. Vivir focalizados en un objetivo que a su vez se bifurque en otros es una buena manera de gastar el tiempo, de vivir. La vida tiene que tener un propósito, si no ¿De dónde arrancaremos el entusiasmo al levantarnos?…