Las semanas de la fe

Hace exactamente una semana, Miércoles de Ceniza, quedé a entrenar con mi amigo Mariano. Estaba inquieto porque tocaban  2 x (6 x300 +1000) y las sensaciones de los últimos días vaticinaban un dolor extremo y no precisamente por el ayuno y abstinencia preceptivos. Ya os he contado otras veces lo divertido de nuestras conversaciones. Cuando alguno de…

El entrenamiento polarizado

Mucho se ha escrito sobre esta manera de entrenar pero todo lo que os cuente aquí está basado en la experiencia, en el trabajo que hago a diario con mis atletas. Con cariño digo que son mis conejillos de indias porque experimento con ellos, siempre con tres premisas básicas: la prevención de lesiones, el disfrute y…

¿Cómo entrenar en la edad madura?

Hace unas semanas me animaron a escribir sobre las premisas en el entrenamiento de una persona que hubiera dejado atrás sus años de juventud. De todos es sabido que a partir de los 40 años tus facultades físicas van mermando. Es ley de vida. Añoras el cenit físico de los 20-30 porquees un hecho contrastado que…

Las siete palabras

No estamos ni de lejos en Semana Santa pero ahora, en octubre, no sé porqué me he acordado de la Cofradía de las siete palabras.  Esta cofradía encuentra su sentido en las frases que Jesucristo pronunció cuando estaba clavado en la cruz y me pregunto por la importancia de estas. Será por la importancia del…

Los multisaltos

Tú, corredor popular, no estás -y lo sabes- especialmente familiarizado con los multisaltos y por ello adoleces de la fuerza específica necesaria para correr compacto y elástico. Te vengo diciendo hasta el hartazgo que necesitas de unos pies fuertes -fijaros que digo pies y no piernas- y así “sujetarte” al correr y estar continuamente impulsando. Has…

¿Qué NO HACER después de un parón?

Los parones más o menos largos en nuestro historial deportivo pueden ser más frecuentes de lo que imaginamos. Ya sean voluntarios (y tan necesarios) o forzados por una inoportuna lesión hay que aprender a gestionarlos para recomenzar a correr. No es momento de las prisas. Nunca lo serán pero ahora con mayor motivo ¿Tenemos algo más…