Controlar las emociones

Nuestro aprendizaje siempre está en proceso, no acaba nunca. Es por eso que me encuentro con corredores que aunque maduritos se manejan peor que algunos niños. Tomar buenas decisiones es un arte de difícil dominio. El otro día vi un vídeo en el que hablaban de las funciones ejecutivas del cerebro, necesarias para planificar, organizar…

El diálogo interior

Dividir al ser humano en trozos es una tentación en la que caemos porque nos ayuda a entendernos. Sin embargo, la experiencia del día a día es que nos vernos a nosotros mismos en una estupenda unidad. El “yo soy el que soy” sintetiza perfectamente la esencia y la existencia del hombre sobre la tierra.…

Relajación y visualización

El trofeo más antiguo que tengo en la estantería lo obtuve en la Semana Santa de 1984 y me recuerda que llevo casi 40 años compitiendo. Tengo la sensación (me es imposible llevar la cuenta) de haber sobrepasado con creces el millar de carreras. He perdido, por tanto, el vértigo que sentía en las primeras.…

El modelo N.I.N.D.A: De la negación a la aceptación.

Tenía mucha razón Nietzsche cuando afirmaba que: “…el que vive tiene razón”. Porque cuando finalizas la maratón, tienes la maravillosa sensación de haber sobrevivido a un holocausto y la cabezonería que has utilizado para terminarlo cobra todo el sentido. El castigo hasta te parece razonable y proporcionado, una vez traspasada la ansiada meta. Experimentas, de…

Estar quemado (burnout)

Cuando me tienen que contar cuestiones personales, mis atletas me escriben sus pensamientos y sus cuitas. Pienso que algo bueno se estará haciendo cuando llegan a sentir sus cuerpos y sus vidas con tanto mimo. Os transmito una de ellas: “Juan, cuando termine de escribirte me irá a correr, llevo sin hacerlo 8 días. Para…

La afinidad por el riesgo y el reto

En los Pirineos hay 212 cumbres de más de 3.000 metros. Un libro tengo en la estantería que las clasifica por orden alfabético, altimetría, desniveles y por dificultad técnica. Este verano he podido ascender al Aneto, Monte Perdido, Petit Viñemale y Robiñera. Para alguien no habituado a subir montañas, como es mi caso, ha supuesto…